Puerto Eten: Más allá del malecón y la tortilla de raya

puerto-eten-mas-que-un-malecon-y-una-playa-bonita-1

Este es un puerto que fue. Y en eso está su encanto. En tener un pasado grandioso desde antes de la república. Hoy balneario de verano, atracción turística y promesa incumplida, Puerto Eten tiene  – más allá de lo obvio –  recursos y encantos que proteger, rescatar y ofrecer. 

 

Quienes visitamos con regularidad a este entrañable y querido Puerto desde hace años, allá por las costas de Lambayeque, siempre hemos admirado más que una calle bien asfaltada o un restaurante sofisticado. Para muchos  – según he creído percibir – el puerto es una playa limpia y amplia como casi ninguna otra en esta parte del litoral, con su buenísima tortilla de raya (inolvidable si ha sido preparada por manos conocedoras) cebiche fresco, tranquilidad, y una interesante diversidad que se expresa muy bien en : playa – humedales – acantilado – muelle – buena comida. Un sitio auténtico.

Eso sí. Para quienes no conocen, no se ilusionen con un mar calmo y aguas temperadas. El mar es muy limpio – cosa casi impensable en otros balnearios de la región – pero frío y agitado, casi siempre sonoro, movido, enérgico. El viento se siente casi todo el año, incluso en verano en horas de la tarde, refrescando tardes de días muy calurosos.

img_20160529_134337237

Playa “El ensueño” desde los acantilados del Morro de Eten

img_20160529_141533332

La famosa tortilla de raya. Para algunos la mejor de la región está aquí                                      

El Morro y las playas hacia el sur

El Morro de Eten es impresionante y es algo que distingue de lejos a esta playa. También le llaman el cerro Las Campanas, por la presencia de una roca (fonolito) que posee la particularidad de – según dicen – emitir ese sonido.

“Eten” podría provenir del vocablo muchik “atin” que significa amanecer. Saliendo de este poblado hay un camino que corta el morro para llegar hasta el muelle. Pero cerca de éste, se entrecruzan otros senderos, que tras un corto andar, nos llevan a la zona de los acantilados más próxima al pueblo.

Otros caminos, llevan a la zona alta del cerro y a otras playas hacia la zona sur del muelle. No se encuentran señalizados. Más allá, kilómetros al sur y pasando el morro, está un complejo de Petroperú que aparentemente no tiene un impacto directo sobre esta comunidad.

Las playas que siguen hacia el sur son las famosas “Media Luna” y “Lobos”, preferidas por campistas y amantes de la tranquilidad. Son lugares legendarios. Cabe señalar aquí, que Lobos debe su nombre a que antes se encontraba muy poblada de este tipo de mamíferos. De ellos, no se halla mayor presencia actualmente.

img_20160101_062438916_hdrPlaya y morro de Eten, al amanecer

El morro y la increíble historia de sus hallazgos arqueológicos merecen una mención aparte y el relato de sus protagonistas, ya que los vestigios hallados en esta zona, correspondientes aparentemente a la cultura Cupisnique, serían parte de un antiguo y simbólico cementerio de sacerdotes o “chamanes”, con un camino ritual que concluye abruptamente en el abismo y se alinea con el sol poniente en determinadas épocas del año.

Nunca estará de más decir que el Morro de Eten, por sus increíbles vistas, atractivo para la pesca, turismo arqueológico, trekking y otras muchas posibilidades, es un gran recurso que aún espera por su puesta en valor.

Hacia esta dirección, a 32 millas está, invisible desde la costa, la famosa isla Lobos de Tierra, explotada casi en su totalidad en su aparentemente único y codiciado recurso: el guano de islas. De esto ya han pasado muchos años, por lo que resultaría interesante prospectar un posible potencial turístico de estas accidentadas islas, para la observación de fauna marina y naturaleza.

 

La ruta del norte y los humedales

Hacia el norte, caminando unos quince minutos por la playa, llegamos a lo humedales que son parte del ecosistema generado por la desembocadura del río Reque o Chancay. Muchas lagunas de aguas quietas, aparentemente poco profundas, en épocas de verano más extensas por la cantidad de agua proveniente de las lluvias en la cabecera de la sierra. Aves zancudas, gaviotas, garzas, patos, y a veces incluso flamencos con sus colores intensos.

La ruta playera hacia este sector pasa muy cerca de las ruinas de la antigua y actual emplazamiento de la famosa capilla del “Divino Niño del Milagro” venerado en estas tierras, ya parte del distrito de Ciudad Eten. Aquí se podría generar una interesante ruta de caminata de nivel muy básico para poder apreciar las aves y un paisaje típico de humedal costeño.

pto2

img_20160124_180105047_hdr

Puerto Eten también es una ciudad dormitorio, casi sin actividad productiva propia a excepción de una empequeñecida pesca artesanal . Representa además una antigua promesa, por el viejo cuento del terminal marítimo que muchas generaciones escucharon con esperanza pero ninguna lo vio…

 

Patrimonio descuidado

En la zona antigua del pueblo, que es la mayor parte, todavía se aprecian construcciones de muchas décadas de antigüedad. También una antigua estación de ferrocarril en completo abandono. No existen iniciativas públicas o privadas para proteger o rescatar estos recursos.

El muelle es otro claro ejemplo de descuido. Hace no muchos años, el fenómeno de El Niño 1997 – 1998 destrozó una parte del mismo, que sin embargo, se mantuvo en pie. El muelle fue cerrado y pese a ello los pescadores hacían peligrosos malabares sobre un cable de acero suspendido sobre olas muy bravas y fierros afilados y oxidados. Esta situación persistió incluso años después de este fenómeno natural, a tal punto de ser un atractivo obligado para compartir con algunos visitantes, que quedaban admirados por lo peligrosa de la situación y la inoperancia de las autoridades.

Finalmente, el muelle se reparó…o al menos así se dijo, ya que actualmente no luce precisamente en muy buen estado y representa un riesgo para visitantes y pescadores que utilizan su infraestructura. El muelle no tiene barandales, sólo se puede caminar por la parte media sin riesgo de caer al mar. Y pensar que décadas atrás, un ferrocarril entero transitaba por ahí cargado de productos locales para comerciar con otras ciudades y países.

Por este y muchos motivos, sobre todo la fuerza de los elementos y el paisaje, el muelle de casi 800 metros es único en toda la costa del Perú.

img_20160529_131821764

img_20160529_131453752

Han habido avances y mejoras, cómo dudarlo…ejemplo claro es que ahora hay un doble acceso por la vía asfaltada que conduce desde Chiclayo a este distrito. Uno parte de la Panamericana Norte a la altura de Reque hasta ahí. Y la segunda, una casi – nueva vía también asfaltada que viene desde Chiclayo, pasando por Monsefú y Ciudad Eten.

Otro avance que significó quizá un nuevo boom ha sido el del malecón turístico. Estéticamente muy agradable y adaptado CASI de manera certera al entorno . Ese “casi” lo enfatizo porque es aquello que siempre nos acecha cuando vivimos en un país como el Perú…casi ganamos, casi vamos al mundial, casi superamos la xenofobia, casi evitamos el accidente, casi estuvo bien hecho (como en este caso), y así, casi, casi y casi…

img_20160517_173550838_hdr

Y es que no es necesario ser arquitecto o experto para darse cuenta que la estructura se arena constantemente en varios épocas del año. Sus materiales se corroen con facilidad, lo que eleva los costos de su mantenimiento. Sus baños casi siempre están cerrados, y cuando los vi abiertos, había barriles(de esos que parecen haber sido de combustible o algo similar) oxidados de agua dentro porque no contaban con suministro. Y claro que cobraban por su uso.

img_20150503_171940

img_20160517_173508141

Los jardines lucen descuidados. Una vez más, y no se entiende porqué se eligen plantas no adaptables al entorno con alto consumo de agua. Alguien debería decirles a estos genios, que vivimos en un desierto sub tropical, y aquí el agua escasea y hay que cuidarla. Hay muchísimas soluciones inteligentes y adaptables al entorno, especies locales de plantas, xerófitas y cactus; o por último piedras de muchos colores con las que se puede hacer maravillosos trabajos artísticos y funcionales.

Se ha generado un movimiento nuevo, casi inusitado con este malecón. Pero hay que ayudar a que sea sostenible y eficiente. Los que disfrutamos del puerto limpio y de su tranquilidad y autenticidad, lo vamos a agradecer muchísimo.

Cómo llegar

Para llegar a Puerto Eten, se pueden tomar automóviles – colectivos y combis desde Chiclayo, con un recorrido promedio entre 20 a 25 minutos. Para quienes deseen quedarse, hay un par de hospedajes sencillos y uno de menor antigüedad, todos básicos y con precios accesibles.

Este es un lugar que da para más que un artículo, un reportaje, un post e incluso un libro. Pero lo que es seguro, pronto compartiremos más novedades de este ancestral puerto norteño.

Puerto Eten en las redes

https://storify.com/EcoprensaPeru/puerto-eten-y-su-playa

4 pensamientos sobre “Puerto Eten: Más allá del malecón y la tortilla de raya

  1. Dedicated servers

    Yo ya estoy de salida, pero se va a crear un patronato para cuidar este malec oacute;n, ahora s iacute; somos un importante destino tur iacute;stico rdquo;, agreg oacute;. Con este nuevo malec oacute;n, Puerto Eten espera recibir esta temporada de verano un promedio de 300 mil turistas nacionales y extranjeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *